Saltar al contenido

‘Tuvimos que callar varias horas para salvar vidas’: sacerdote

México .- “Tuvimos que callar por seis horas para salvar vidas”, dijo Héctor Fernando Martínez Espinosa, Vicario de la Diócesis de la Tarahumara.

Los padres jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar fueron asesinados el lunes, presuntamente junto con el guía de turistas Pedro Palma Gutiérrez en el templo de la comunidad de Cerocahui, municipio de Urique, en la Sierra Tarahumara de Chihuahua. Después del triple homicidio, los criminales se llevaron los cuerpos.

Al respecto, Héctor Fernando Martínez Espinosa señaló que se enteraron del ataque desde el primer momento, pero tuvieron que esperar varias horas antes de darlo a conocer por temor y para salvar la vida de varias personas.

“Nosotros supimos desde un primer momento, en directo, pero tuvimos que guardar seis horas de silencio para salvar a los demás sacerdotes que estaban ahí y de otras personas que fueron testigos”.

El Vicario de la Diócesis de la Tarahumara señaló que siguen consternados por los hechos y que esperan poder recuperar los cuerpos de los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar.

“Estamos en consternación y preocupación por recuperar los cuerpos. Nuestro deseo es como el de cualquier familia y es el de volver a tenerlos con nosotros”.

Crimen organizado vende la cerveza a expendios, no las empresas

El Vicario mencionó que han hecho denuncias sobre las actividades del crimen organizado en la zona Tarahumara, lamentablemente están tan inmersos que incluso son quienes controlan la venta de cerveza.

“Hemos denunciado la migración forzada en la zona Tarahumara, que huyen de la delincuencia organizada que se disputa la zona, que se pide al elotero cuota, a camioneros mercancía, la venta de cerveza no la hacen las empresas sino el crimen organizado de manera directa a los expendios. Ahora la realizan ellos, el crimen organizado tienen cooptados a todos, nos preocupa”.

Para Héctor Fernando Martínez, todo se origina por la exigencia de una cuota a Pedro Palma Gutiérrez, guía de turistas que trabajaba en la zona.

“Le piden cuota al señor Palma, tenía 40 años dedicándose a llevar a grupos de turistas, trabajaba desde la capital… y al ‘Chueco’ lo conocemos de años y atrocidades que ha ido cometiendo, pero nunca hemos sido molestados por ellos, la relación era cordial, estamos convencidos porque fue en parte por la intoxicación en la que estaba que lo llevó a cometer estos crímenes”.

Gobierno de Maru Campos no nos escucha

Por último, señaló que estos hechos violentos se pudieron evitar si el Gobierno de Maru Campos hubiera intervenido y hecho caso a la agenda social que le presentaron.

“Esto se pudo haber evitado porque nosotros tenemos una agenda social que entregamos a Maru Campos, pero hasta ahora no nos han atendido, nunca hemos podido tener contacto con ella… El asunto es que no hay sinergia con las autoridades, es un gobierno que no escucha, no atiende”.

Reportero/Fuente: El Universal.