Saltar al contenido

Aquellas giras presidenciales

Corren Rumores

Hilario Olea

LOS PEQUEÑOS RECUERDITOS… El gobernador Alfonso Durazo anunció esta semana que en la primera quincena de mayo estará de gira por la entidad (ya le gustó diría el Cuervito Zamora) el presidente Andrés Manuel López Obrador. Con amplia gira de trabajo y con beneficios para las comunidades seris y mayos. Ya conocemos el protocolo actual, que es recibir al presidente que viene en vuelo comercial. Subirlo a una camioneta blindada  bajo protección de los ex guardias presidenciales.  Y bueno, llevarlo a ambientes controlados. Tal y como pasaba antes. Solo que sin tanto boato y parafernalia.  Porque para los que ya tenemos cerca de 50 años en este oficio, vaya si extrañamos los pequeños recuerdos de las giras presidenciales.  Y no por la información, sino por los guamazos que teníamos que soportar de los gorilas presidenciales. Vamos, con Echeverría nos tocó que todavía estaban los del Servicio Secreto.

SIN FLASH, SIN FLASH…  Hasta Miguel de la Madrid todavía los del estado mayor presidencial exigían a fotógrafos que no usaran flash. Primero les hacían un par de advertencias y a la tercera se le iban con todo, como pudieran recordarlo si estuvieran entre nosotros el Chico Félix y José Ortega. El primero estaba tomando fotos con flash y cuando se le acercó uno de los guaruras le dijo: Y como aquél, que era el pobre Gordo Ortega. Entonces el guarura se le acercó le dio un gancho en el estómago que ni el Canelo Alvarez.  En esas giras había de todo, como cuando Echeverría cambio la agenda para visitar Naco ya que el alcalde le había llorado que no tenían pavimento y le encementaron el pueblo. O en pleno diciembre se le ocurrió ir a pasar Navidad con los yaquis. Que dicho sea de paso, los hermanos yoremes ni se lo agradecieron.  En lo personal nos tocó conocer la manita pesada de los guaruras de López Portillo y Miguel de la Madrid.

A CORRER SE HA DICHO… Friega la que se pusieron con López Portillo, porque el bato se sentía atleta y le daba por correr de un lugar a otro.  Y ni modo, los guaruras a darle. Con Miguel de la Madrid se notó el calambre que tenía la presidencia, porque lo protegían batallones y batallones de soldados que hacían vallas a lo largo de los boulevares donde pasaba.  Con Salinas de Gortari lo que pedían era que nadie usara ropa o traje igual a la del presidente. Si lo traían se lo decomisaban. Ah, y de preferencia nada de tacones o botas para que el presidente no se viera tan chaparro.  Por cierto, se me pasaba, antes los guardias presidenciales desarmaban a toda la policía estatal y municipal. Los únicos autorizados para traer armas eran ellos, los federales de caminos y los soldados.

MUCHA PORRA… Lo que nunca faltó y no falta, son las porras “espontáneas” del pueblo, que llegan cargados de pancartas, mantas, matracas y gritería.  También los que van a protestar, solo que a esos los arrinconan donde no se vean. Antes también había muchos lambiscones, como pasa ahora.  Mandaban poner espectaculares a la salida del aeropuerto y por donde pasaría el presidente. Por cierto, algunos recordarán que por donde pasaría se mandaban limpiar y pintar las calles. Retirar vagabundos o ambulantes que no entonaban con el mensaje de prosperidad que presumía el gobernador y los alcaldes.  Con Salinas el gobernador Beltrones se aventó una apuesta y llevó al presidente por lo más fregado del norte de la ciudad y ahí le pidió una lana para arreglarla. Le funcionó. Pero igual le falla y que quemada.

LO MAS PROMETIDO… Sin duda en las giras presidenciales de lo más prometido ha sido terminar la carretera cuatro carriles. Lo ofreció Ernesto Zedillo, ni se diga Fox.  Calderón prometió y presumió que terminaría una carretera de cuatro carriles, dos de ida y dos de venida. Ni cuenta se dio que ya estaba hecha.  Peña Nieto también dijo que la terminaría.  Y el presidente López Obrador presumió en el 2019 que quedaría lista para abril o para mayo.  Igual es una promesa de gira presidencial que igual les vale. Echeverría prometió construir el Plhino, el Plan Hidráulico del Noroeste y nanay. Fox que arreglaría el drenaje y el abasto de agua para Hermosillo por los próximos 30 años. ¿Dónde hemos oído eso?  Y la lista de promesas es más larga que una ruina, por lo que no nos alcanzaría el tiempo.  Bueno, esto nomás un entre para que no se emocionen mucho ahora que venga el jefe máximo  y nos prometa algo. Nomás recuérdenle que la cuatro carriles no está. Ni tampoco el hospital de especialidades de Hermosillo. Digo.

RUDEZA INNECESARIA… Como si le echarán limón con sal en la herida, el  Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación  declaró la invalidez de la consulta de revocación de mandato por la baja participación que se registró en el país.  Todos saben que solo  votaron 16 millones 502 mil 636 personas, equivalentes a el 17.77 por ciento, cuando se requería el 40% del padrón electoral. Seguramente que para hoy habrá alguna cortina de humo para que no se tenga que abordar este tema o sacarlo a debate.  Pero recuerden que el vaso anda medio lleno o medio vacío. La oposición dicen que fue el techo de votos para el presidente. La 4T dice que solo es el piso. Veremos, pero por lo pronto algunos andan respirando por la herida porque no pensaban que una consulta pudiera convertirse en un fracaso tan sonoro.