Saltar al contenido

Rusia retira apelación ante el TAS y no irán al Mundial de Qatar

Agencias .- El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), con sede en Lausana, Suiza, rechazó el pedido de la Federación Rusa de Fútbol para que los seleccionados de ese país puedan participar en torneos internacionales mientras dure el arbitraje contra las sanciones impuestas por el Consejo de la FIFA por la invasión a Ucrania. El procedimiento judicial comenzó hace unos días y no se sabe cuándo concluirá: el repechaje europeo rumbo a Qatar 2022 comienza a disputarse la semana próxima.

De este modo, el seleccionado de ese país sigue eliminado de las eliminatorias europeas rumbo a la Copa del Mundo. Y su rival en el repechaje, Polonia, mantiene su pasaje a la final por un pasaje a la cita ecuménica que comenzará en noviembre.

Captura de pantalla del comunicado del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) que confirma las sanciones a los seleccionados rusos por la invasión de ese país a Ucrania

“El presidente de la división de apelaciones del Tribunal de Arbitraje Deportivo ha rechazado el pedido de un stay formulado por la Federación Rusa de Fútbol”, dice el comunicado del TAS. El “stay” es una medida de no innovar, es decir, que el status-quo se mantenga hasta que el tribunal se expida sobre la cuestión de fondo: la validez o no de las sanciones impuestas por el Consejo de la FIFA a los seleccionados rusos de fútbol.

Así, “la sanción apelada se mantiene vigente y todos los seleccionados rusos y clubes de ese país continúan suspendidos para participar en competencias organizadas por la FIFA”, continúa el TAS en su comunicado. Y agrega: “El procedimiento arbitral sobre la cuestión de fondo continúa. Se está conformando el panel de árbitros y los requisitos por escrito ya han sido intercambiados. Aún no se ha fijado fecha para la audiencia”.

Las sanciones al fútbol ruso por la invasión a Ucrania

Apenas conocida la noticia de la invasión rusa a Ucrania, los tres potenciales rivales de ese seleccionado en el repechaje europeo rumbo a Qatar 2022 se negaron a salir a la cancha. Se trata de Polonia, República Checa y Suecia. La decisión involucraba a todas las categorías internacionales y era la primera medida para presionara a la FIFA y a la UEFA. El fútbol, después de todo, es un elemento fundamental dentro de la propaganda estatal impulsada por el Kremlin. De hecho, el país fue sede del último Mundial, disputado en 2018.

La presión surtió efecto. La FIFA primero advirtió a Rusia sobre la decisión política de invadir Ucrania y lo conminó a resolver el conflicto de manera pacífica. Buscaba un cese de las hostilidades. Los bombardeos y los ataques a las ciudades ucranianas continuaron, impulsando un éxodo de civiles que ya supera los 2,5 millones de personas y se transformó en la peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial. Días después de la primera advertencia, la FIFA pasó a la acción. Junto con la UEFA, las dos organizaciones rectoras del fútbol mundial y continental suspendieron a los seleccionados rusos y a los clubes de ese país de toda competencia internacional. La Federación Rusa, de inmediato, anunció su decisión de apelar ante el TAS y pedir que el castigo quedara en suspenso mientras se resolvía el procedimiento judicial. El tribunal suizo lo rechazó y tanto los equipos rusos como los seleccionados que representan a ese país quedaron fuera de competencia.

Así, Spartak de Moscú vio cómo su serie de octavos de final de la Europa League contra los alemanes de Leipzig quedaba cancelada y sus rivales avanzaban a la siguiente instancia sin salir a la cancha. La empresa rusa Gazprom sufrió la cancelación de dos contratos de publicidad: uno con Schalke 04, de Alemania y otro, multimillonario, con la propia UEFA. La entidad que preside el esloveno Aleksandr Çeferin, además, le quitó la final de la Champions League, el evento más importante del año, que se iba a jugar en el estadio de Zenit de San Petersburgo. ¿Qué empresa adosó su nombre a ese coliseo deportivo? Gazprom. Otro golpe más a la empresa gasífera rusa.

El Gazprom Arena, de San Petersburgo (Rusia) iba a ser la sede de la final de la Champions League, pero la UEFA le quitó el evento por la invasión a Ucrania

Además, la Liga de Rusia perderá nivel. La razón es que la FIFA permitirá a los futbolistas extranjeros emigrar de ese país en caso de que no quieran quedarse por el clima actual. Uno de los primeros en salir fue el defensor paraguayo Junior Alonso (ex Boca), quien había llegado esta temporada como refuerzo a Krasnodar, de la primera división rusa. Amparándose en las nuevas reglas, el zaguero suspendió su contrato con aquel club y regresó a su lugar de origen, Atlético Mineiro, donde jugará el resto de la temporada.

Reportero/Fuente: La Nación.

Etiquetas: