Saltar al contenido

Menores migrantes, víctimas de polleros y detenidos por la Guardia Nacional

 

 

 

niños_migrantes

05 septiembre 2019

Agencias .- Marco, a quién llamaremos así por razones de seguridad, es uno de los menores migrantes centroamericanos no acompañados detenidos recientemente por la Guardia Nacional al intentar cruzar hacia Estados Unidos.

Uno de los miles de migrantes extorsionados por el crimen organizado durante su paso por México.

Tiene 17 años. Entró a México por Chiapas, ahí lo esperó un pollero.

Nos dieron comida el primer día, nos sacaron como a las dos de la mañana. Puro autobús, como 15 horas en autobús. Llegamos a Puebla, en Puebla nos estuvimos dos días en una casa”, narra Marco, migrante guatemalteco.

La siguiente parada fue en Ciudad Valles, San Luis Potosí. A partir de ahí el traslado lo hizo en camioneta: 23 migrantes acostados y encimados en la parte de atrás. Así salieron rumbo a Tamaulipas. Avanzaron poco y terminaron en una casa de seguridad.

Lueguito salió un pick up negro, con vidrios obscuros. Estaban armados, nos quitaron los teléfonos. Estaba rodeado con alambre y guardias pues, eran Zetas. No dejaban salir a nadie”, recuerda Marco.

“¿Cómo era por dentro?”, se le preguntó.

“Era un gran patio, atrás un pozo mecánico”, dijo.

El grupo de migrantes tenía precio: 300 mil pesos. El pollero contactó a las familias y en tres días entregó el rescate.

Siguieron hacia Reynosa y ahí durmieron en un hotel. Cruzarían el río en la madrugada, pero no lo lograron.

Tras media hora de persecución, elementos de la Guardia Nacional los detuvieron y entregaron a Migración.

Mientras Marco es deportado a Guatemala, el DIF de Matamoros se hace cargo de él. Ahí duerme y le dan de comer. Convive con jóvenes de su edad y lo mantienen seguro. También le hablan de los riesgos de viajar en esas condiciones.

“A ellos como jóvenes se les hace fácil, quieren cruzar a Estados Unidos, pero no miden el peligro, no miden las consecuencias”, dice Marsella Huerta de López, presidenta del DIF Matamoros.

El año pasado llegaron a este centro 31 menores centroamericanos no acompañados, detenidos por el Instituto Nacional de Migración cuando intentaban cruzar hacia Estados Unidos.

En 2019 la cifra ya se triplicó.

De enero a agosto, el centro ha recibido a 89 menores centroamericanos detenidos, la gran mayoría, por la Guardia Nacional.

Reportero/Fuente: Notimex.

Regístrate en nuestro boletín de noticias para estar al día en las noticias de Sonora con Informativo Entre Todos

No envíamos SPAM, consulta nuestras políticas de privacidad para más información.

Etiquetas: