Saltar al contenido

Fariseos salen para cumplir mandas y conservar tradición

Hermosillo .- Para cumplir una manda y conservar sus tradiciones, decenas de fariseos salen cada Cuaresma y Semana Santa a celebrar las festividades yaquis y representar la pasión y muerte de Cristo.

La ramada de la colonia Revolución es una de las ocho que hay en Hermosillo, donde descendientes de la etnia yaqui han organizado las fiestas desde hace más de 30 años.

Los festejos comienzan desde el Miércoles de Ceniza, a la ramada llega el sacerdote para imponer la ceniza al pueblo y los primeros fariseos entran para iniciar la manda que durará más de 40 días.

Con coloridas vestimentas, tenábaris en sus tobillos, llamativas máscaras o monteras de distintos personajes, se preparan para pagar sus mandas.

A diario salen a bendecir casa por casa de la zona aledaña a la ramada, en espera de las procesiones que se dan durante los seis viernes de Cuaresma y la llegada de la Semana Mayor.

Manuel Rentería Jáquez, gobernador tradicional de esta comunidad y capitán primero, compartió que quienes se unen a estas celebraciones son en su mayoría descendientes de la etnia yaqui asentados en Hermosillo, pero también hombres que por alguna razón han hecho una promesa.

Esto lo hacemos por una promesa, de una enfermedad de uno mismo, amigo o familiar y hacemos promesa de si se alivia nosotros vamos a cumplir, afirmó, aquí es sacrificio, no se van a bañar ni van a comer en la mesa, van a sudar.

Desde los 7 años, Manuel Rentería ha participado en las fiestas en distintas ramadas como las ubicadas en el Coloso Bajo y Alto.

Reportero/Fuente: El Imparcial.