Saltar al contenido

Fallece el escritor y dramaturgo José Agustín a los 79 años

México .- José Agustín, el narrador, ensayista y dramaturgo perteneciente a la “literatura de la onda” -llamada así por la escritora y académica Margo Glantz-, que fue considerado uno de los escritores más renovadores de la narrativa mexicana en los años 60 por una literatura dotada de un lenguaje moderno, coloquial y sin censura, murió este martes a los 79 años, debido a varios problemas de salud, luego de varios días de ser reportado con pronóstico “reservado” por su hijo, el artista visual José Agustín Ramírez, quien incluso publicó fotos donde un sacerdote amigo del escritor habría acudido a darle la extremaunción.

La noticia fue confirmada por Andrés Ramírez, otro de sus hijos, que además desempeñaba el papel de editor.

Nacido el 19 de agosto de 1944 en Acapulco, Guerrero, José Agustín aseguraba ser “Un viejo con espíritu rebelde”. En 2011, a propósito de la recepción del Premio Nacional de Ciencias y Artes 2011, en el área de Lingüística y Literatura, el autor de “De perfil”, “Se está haciendo tarde”, “El rock de la cárcel”, “Inventando que sueño” y “Tragicomedia mexicana”, el escritor dijo a EL UNIVERSAL que siempre supo que quería ser escritor y que ya escribía cuando tenía once años.

“Tardé muchos años en que me consideraran; durante mucho tiempo me veían como el escritor vulgar y jodido, pero yo seguí escribiendo, no había bronca, pero últimamente me ha ido increíblemente bien, los dos últimos años han sido pletóricos de homenajes y de festejos que me hacen”, dijo entonces.

José Agustín Ramírez Gómez fue parte de una generación de escritores entre los que estaban Parménides García Saldaña, Gustavo Sáinz y René Avilés Fabila, que debían su influencia a Allen Ginsberg, William S. Burroughs y Hunter S. Thompson. A los que Margo Glantz llamó “Literatura de la Onda” y que Enrique Marroquín acuñó como “Jipitecas”.

Fue autor de una obra extensa y un escritor de la contracultura, ejerció la prosa, el ensayo, la autobiografía, el teatro y el guion para cine; fue colaborador de revistas y diarios, hizo radio y televisión, fue profesor invitado por universidades de prestigio a dar cursos sobre literatura.

En 2012, tras una presentación en Puebla, los jóvenes lectores subieron al templete a pedirle autógrafos, fue tal la presión que José Agustín sufrió una caída de tres metros, se rompió el cráneo y dos costillas, permaneció dos meses y medio en el hospital; el accidente lo paralizó un año y fue determinante para sus últimos años de vida y lo sumió en un silencio creativo.

El autor de “Ciudades desiertas”, “Cerca del fuego”, “La contracultura en México” y “Dos horas de sol”, estudió Letras Clásicas en la UNAM, dirección en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, composición dramática en el INBAL y participó en el taller literario de Juan José Arreola.

Fue traductor de “Cabot Wright comienza”, de James Purdy (con Juan Tovar), publicado por Joaquín Mortiz, en 1969; de “Alucinógenos y cultura”, de Peter T. Furst, FCE, 1981; “Paraíso infernal”, de Ronald G. Walker, FCE, 1982; “El don del águila”, de Carlos Castaneda y “El viejo y el mar”, de Ernest Hemingway, EMU, 1986.

Dirigió el largometraje “Ya sé quién eres/Te he estado observando” y actuó en la película “De veras me atrapaste”, dirigida por Gerardo Pardo. En 1976 adaptó para cine “El apando”, de José Revueltas, bajo la dirección de Felipe Cazals, y un año después “La viuda de Montiel”, de Gabriel García Márquez, dirigida por Miguel Littin.

Fue amigo de muchos escritores y gente de cine, entre ellos Angélica María, Gabriel García Márquez, Alejandro Jodorowsky, Juan Tovar, Jorge Fons; se casó por unos meses con Margarita Dalton para poder ir a Cuba a alfabetizar gente; pero en realidad su vida la pasó con su esposa Margarita Bermúdez, con quien estuvo casado más de 55 años y con quien tuvo tres hijos: Andrés, quien es editor y escritor; Jesús, quien es neurólogo y escritor; y José Agustín, artista y escritor.

El escritor que estuvo preso en el Palacio Negro de Lecumberri, a principios de los años 70, recibió galardones como el Premio Latinoamericano de Narrativa Colima 1983 para obra publicada por “Ciudades desiertas”; el Premio Nacional de Literatura Juan Ruiz de Alarcón 1993 por trayectoria literaria y aportación a las letras mexicanas; el Premio Dos Océanos otorgado por el Festival Internacional de Biarritz (1995); el Premio Mazatlán de Literatura 2005, por “Vida con mi viuda”; la Medalla al Mérito en Artes, Ejecución Musical y Artística en 2010; y la Medalla Bellas Artes en 2011.

Fuente/Reportero: El universal.

Regístrate en nuestro boletín de noticias para estar al día en las noticias de Sonora con Informativo Entre Todos

No envíamos SPAM, consulta nuestras políticas de privacidad para más información.

Etiquetas: