Saltar al contenido

Unos cuantos contra la transición

 

 

 

30 junio 2019

El Cobanaro

Por Octavio Almada Palafox

Unos cuantos contra la transición.

Un año de la conmoción, un año que por fin reventó pacíficamente la irritación popular. A un año del día que una mayoría abrumadora aplastó para siempre al viejo régimen. Y sí, para siempre porque se están logrando cambios culturales, de fondo, cambios que descubren el poder de ciudadanía en cada persona, sobre todo en los jóvenes que de aquí para el real exigirán en todo proceso de gobierno transparencia, rendición de cuentas y justicia social.

México ha demostrado al mundo que se puede derrumbar un sistema de gobierno constituido desde sus huesos en la corrupción, en la represión, en el asesinato, en las desapariciones, en el esfuerzo por dar a muy pocos en demasía y demasiado poco a las mayorías, en permanecer en el poder con base a la imposición y a toda clase de fraudes.

Esta generación tuvo la gozosa experiencia de ver arrodillarse a un grupo enquistado en el poder y mediante una forma muy peculiar, apuntalado en el fenómeno histórico de un liderazgo hecho con todo en contra, contra millones de pesos de los poderosos grupos financieros, contra la autodenominada izquierda partidaria ahora sumada a lo más rancio de la derecha.

Un año que será un puntal histórico que se referirá como la transición a la democracia, a la democracia original, a la democracia que, aún anidada en un sistema capitalista, tendrá que alinearse a las exigencias demócratas de competir con honra, de exponerse al escrutinio público. Estamos siendo testigo de un golpe de timón de una inmensa nave deteriorada, con demasiado lastre con muchos pasajeros parásitos que aún ahora se ponen de exigentes.

Y sí, al Presidente de la República le está costando trabajo gobernar esta nave que se resiste a seguir un horizonte de hábitos democráticos.pero va caminar el elefante ya se levantó. Jamás creímos que las oposiciones se comportarían de tan vil manera. Nunca lograron reconocer que panismo y priismo fueron los que construyeron la desgracia mexicana. Ahora increíblemente, y desnudándose moralmente, se han unido para frenar la transición porque están viendo caer sus privilegios, sus oportunidades de negocio.

Para eso si tienen poder de adhesión, para reunir las frustraciones, las envidias, los rencores de clase. Estamos viendo uno de los peores capítulos de una oposición política que hace todo lo posible por sabotear una reingeniería en los procesos electorales, una conducta administrativa transparente, un periodo en donde muchos políticos tendrán que sentarse a aclarar su participación en hecho delictivos o de omisión. Se está reuniendo lo peor y lo más fanático de la derecha, ahora desfondada de principios y liderazgos. Vemos ahora a una familia política opositora tribal, bárbara y delirante.

Por ello es factible que quienes impulsan la transición se radicalicen. Día a día la tensión se agudiza porque ya se llegó al punto clínico de tocar las fibras más sensibles de la corrupción. Y eso tiene sus riesgos.

A un año de una elección que marca un antes y un después, a siete meses de estar en el cargo ejecutivo, México ya se deja ver otro, con el liderazgo de un estadista que crece a día a día y que, incluso ya se conforma como lieder de la región centroamericana.

Es cierto que los más negros rasgos de la ingobernabilidad de tantos años, como lo es el de la inseguridad, sea el dilema más difícil de resolver, porque es ahí donde se concentra toda clase de delincuencia, la de cuello blanco, la de la criminalidad internacional organizada, la del mercado global que no tiene la mínima compasión es destruir economías enteras por unos billetes…. y el narco.

Esa será el tema más delicado a atender y que comienza su intento de solución básica este domingo cuando entre en operaciones una parte de lo que será la Guardia Nacional.

Se va a oír mal pero los convoco a que le entremos a la batalla contra los que están en contra de la transición. La transición es una alta prioridad para desarrollar al México del futuro. Una transición acotada será letal. Los adversarios harán lo que sea por frenarla. No son personas honorables que les guste ganar dinero dignamente; no son políticos que entiendan de servicio público; no son empresario que valoren las ganancias nobles. Por ello, busquemos nuestra trinchera, nuestro lugar para aportar a la transición para que nunca más regrese la Ley de la Selva.
‘ Cambio de régimen, la etapa que inicia en nuestro pueblo'” Octavio Almada

@octavioalmada1
@ElCobanaro

Regístrate en nuestro boletín de noticias para estar al día en las noticias de Sonora con Informativo Entre Todos

No envíamos SPAM, consulta nuestras políticas de privacidad para más información.

Etiquetas: