Saltar al contenido

No le pisen la cola al león

  • por

Corren Rumores

Hilario Olea

SE PASAN DE VERDES… La empresa “Martínrea”  proveedora de la Planta Ford  y que se encarga de entregar los motores de los carros, está metida en una bronca sin chiste, porque al ser mal asesorados por sus abogados para ahorrarse unos pesos en el pago de utilidades, ahora enfrenta un verdadero conflicto laboral por no haber manejado adecuadamente algo tan simple como era el pago de utilidades. Como se sabe, la Planta Ford pagó en tiempo y forma sus utilidades y lo mismo hicieron la mayoría de sus proveedores ubicados en el parque industrial. Sin embargo, Martínrea que había aceptado pagar una cantidad al final terminó pichicateando los pagos, lo que provocó protestas justas de los trabajadores.

UNA REPRESIÓN LABORAL…De acuerdo a lo que ha trascendido, dos trabajadores representando a sus compañeros fueron a exigir el pago justo. Esto porque el sindicato al que pertenecen depende de la CTM nacional con sede en el centro del país y por lo mismo nadie los venía a representar.  Al sentirse seguros, los directivos y abogados de la empresa decidieron despedir a los empleados. En protesta, otros 50 trabajadores pararon labores y protestaron por el pago de utilidades y despido de sus compañeros. Pues a esos también les metieron cuchilla y cerraron las puertas a todo tipo de acuerdo y negociaciones.

SE FUERON AL CIERRE…Pero con lo que no contaban en Martínrea es que los trabajadores fueran a pedir el apoyo de la CTM estatal,  organización sindical que les dio cobijo y apoyo.  Con esto se lanzaron al paro y cierre de la empresa en protesta por el despido y falta de pago.  Y bueno, el asunto está atorado porque la empresa se niega a negociar  y a reinstalar a los trabajadores. Además, no les contesta el teléfono a las autoridades laborales.  Simplemente entraron al juego de las vencidas  seguramente apostando que al parar la cadena de producción de la planta Ford habrá presiones para que esta empresa siga operando.  Pero, por ahí dicen, no es bueno andarle pisando la cola al león.

NOTA INTERNACIONAL…Poco se ha sabido, pero ya van tres días y lo que sumen del paro de labores en Martínrea y por lo mismo, los problemas de producción de la Planta Ford.  Y esto tiende a complicarse mucho más. Una de las estrategias de los abogados de la empresa es mover espacios de opinión para hacer creer que es un enfrentamiento entre Javier Villarreal, dirigente de la CTM, y el gobernador Alfonso Durazo. Pero por lo que se ha comentado en la Secretaría del Trabajo, la bronca en realidad la promueven los asesores de esta proveedora de la Planta Ford.  Al final del día será difícil que la ganen y terminarán por reinstalar si no a todos, si a la mayoría de los trabajadores despedidos.  Veremos.

UNA PATADITA AL BOTE… En el primer día de su gira por Sonora, el presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció de nuevo que van a quedar terminadas las obras de modernización y rehabilitación de la cuatro carriles. Pero ahora no se complicó tanto y solo dijo que esto quedará listo antes que termine este sexenio. Recordar que a principios del gobierno en enero o febrero del 2019 en una de sus primera giras por Sonora, se aventó la echada de que la cuatro carriles quedaba lista para abril o para mayo de ese año. Ya estamos en 2022 y nanay. Lo bueno que ahora no le echó toda la culpa a Calderón y a los neoliberales. Ahora la justificación es que estaba entrampado legalmente. Algo, que nos parece absurdo, no le habían dicho al presidente. Como sea, están corriendo las apuestas para ver si para al cierre sexenal queda lista la carretera. Lo malo, que para entonces otros tramos van a estar inservibles.

YA NI LA AMUELAN… Acaban de publicar que se ha reducido en forma bárbara el número de inspectores de Profepa.  Eso no es nuevo. Si recortan médicos, académicos y científicos, como no se iban a echar a los inspectores. A lo mejor así no nos dice nada, pero si les decimos que para cuidar la zona donde vive la vaquita marina que todos sabemos está en peligro de extinción y que es una superficie mayor a los 1,800 kilómetros cuadrados, solo hay ¡Tres inspectores para vigilar esta zona las 24 horas del día!  Ya se imaginarán que lo dicho por el gobierno de que se cuidará que sigan matando ejemplares de esta especie es una sonora y redomada mentira.  A los ambientalistas, más vale decirles que se despidan de la vaquita que solo volverán a ver en fotos y videos.  Tres inspectores, no cabe duda que es una verdadera mentada de madre.

En fin, veremos que sigue con la gira presidencial. Por lo pronto amigos recuerden lo que bien decía Pepe el Sabroso,  si te vienen a contar cositas malas de mi, seguro eres del gabinete. Sale.