Saltar al contenido

Vino por el pastel

Gato Encerrado

En estricto apego a los hechos, la visita del presidente López Obrador a Sonora solo fue para pasearse y para celebrar su cumpleaños. No hubo nada que entregar, menos inaugurar. Se dijo lo mismo, de que todo va caminando. De que se entregará antes que termine el sexenio. O sea, todo se está dejando para el año electoral. Plan con maña. Y de aquí se fue a visitar a sus amigos en Badiraguato. A esos si les va a inaugurar una carretera hasta Chihuahua. No cabe duda, que se nota que allá si hay querencia.

Regístrate en nuestro boletín de noticias para estar al día en las noticias de Sonora con Informativo Entre Todos

No envíamos SPAM, consulta nuestras políticas de privacidad para más información.

Revisa la bandeja de entrada o la carpeta de correo no deseado de tu correo electrónico para confirmar tu suscripción.

Salir de la versión móvil