Infartos tocan la puerta a los adultos jóvenes, cada vez hay más casos

       

29 septiembre 2020

México .- Cada vez más pacientes jóvenes menores de cuarenta años llegan al Instituto Nacional de Cardiología con un infarto. En México, las enfermedades del corazón son desde hace dos décadas la principal causa de muerte que mata al día a 219 hombres y 190 mujeres. Sin embargo, en 2018 se posicionaron ya como la cuarta causa de defunciones entre jóvenes de 25 a 44 años de edad.

“Estamos viendo la transición epidemiológica a que ahora son personas más jóvenes y que tienen menos factores de riesgo, tal vez solamente tienen obesidad o solamente son sedentarios o solamente fuman y a los 35 años tienen un daño cardiaco tremendo, que si no termina con su vida, si no termina con el fallecimiento, que es algo puede pasar, los deja con una cicatriz importante que los predispone a más problemas a largo plazo”, explicó Diego Araiza, cardiólogo adscrito al servicio de urgencias y Unidad Coronaria del Instituto Nacional de Cardiología.

“Parece ser que es porque tienen más exposición temprana a tabaco, hacen menos actividad física, desde más pequeños sufren obesidad infantil; estas cosas están haciendo que los pacientes se hagan más propensos a desarrollar no sólo infartos, sino también embolias cerebrales, problemas de arterias periféricas a edad más temprana y lo que antes era catastrófico de decir ‘un paciente tiene un infarto a los 35 años´, la verdad es que hoy en un hospital cardiovascular como éste, es el pan de todos los días; lo vemos muy frecuentemente, cada semana tenemos casos de pacientes jóvenes que se infartan y que desde muy tempranamente quedan discapacitados y deshabilitados para trabajar”, alertó.

Excélsior recorrió la Unidad Coronaria del Instituto Nacional de Cardiología que, en medio de la pandemia de covid-19, está enfrentando los estragos causados por el miedo de pacientes con una urgencia del corazón que dejaron de ir al hospital para ser atendidos y que, se sospecha, murieron en sus casas o ahora mismo están incubando un problema aún más grave.

“Se siguen aguantando mucho en sus casas y vienen con un infarto de muchos días de evolución y lo que podemos hacer ya es muy poco”, advirtió el doctor Araiza.

Los 120 minutos clave

De acuerdo con el especialista, antes de la pandemia, el tiempo para atender a un paciente infartado rondaba las 10 horas en la Ciudad de México, cuando los mejores resultados se obtienen en los primeros 120 minutos.

“Todavía dentro de las 12 horas, que es el tiempo límite, pero el tiempo máximo para tener los mejores resultados es correr para lograr abrir la arteria en 120 minutos y la realidad es que en México nos tardamos mucho más, mucho del problema de la mortalidad por infarto es el importante retraso que existe en su atención. La expectativa de que un paciente en Dinamarca fallezca por un problema de infarto es uno en cada 50 con la mejor de las terapias, en México es uno de cada cinco, es una diferencia brutal, algo estamos haciendo mal; los mexicanos fallecen injustamente poco diagnosticados con problemas del corazón que no son atendidos a tiempo”, reconoció.

El 72.7% de las 149 mil 368 muertes registradas por males cardiacos en el país, lo que equivale a 108 mil 616 defunciones, ocurrieron a causa de la reducción del flujo sanguíneo al corazón por el bloqueo parcial o total de las arterias, es decir, por infartos o cardiopatías.

Falta de ambulancias; del reconocimiento de los síntomas del infarto en las clínicas y hospitales del primer nivel de atención; de insumos, de un sistema único de referencia, así como la sobresaturación de los servicios de urgencia explican parte del problema, que ahora vino a agravarse con la contingencia sanitaria.

Reportero/Fuente: Laura Toribio.

Comments

comments

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Contraseña perdida

Pin It on Pinterest