Candilejas para América

       

 

 

 

 

24 junio 2019

El Cobanaro

Por Octavio Almada Palafox

Candilejas para América.

Cuántas veces hemos escuchado la definición de la política exterior de nuestro país antes de la IV Transformación: Candil de la calle oscuridad de su casa. Efectivamente, la hipocresía era la divisa, tanto para el partido de Estado, como la ridícula falla de la alternancia panista. Mientras en casa se practicaba la represión, se hacía todo lo posible por concentrar la riqueza, la desaparición forzada, acrecentar la corrupción y todas las criminalidades organizada y no, se expandían, la política exterior era educada, firmaba todos los acuerdos que los organismos internacionales le demandaban a nuestro país, incluso estaba a la vanguardia y era ejemplo de conducta. Pero no se crea, no era producto de bondades y probidad, sino que era una mascarada.

La mascarada de la política exterior mexicana antes de la IV Transformación, servía en mucho para cubrir las atrocidades del régimen neoliberal hasta donde se pudiera, hasta que vino la fallida alternancia a empeorarlo todo y después, para cerrar el círculo del desplome absoluto de la experiencia neoliberal, viene el lixiviado priista a demostrar el grado de descomposición de esa ala de clase política. Y es por eso que la militancia distinguida del panismo está mostrando su patética cara. Después de enseñarle al país y a la historia que los principios se negocian, que la moral se relaja ante unos centavos y el glamour del poder, disuelve cualquier mentado humanismo, ahora se revuelca en su propia baba asumiéndose como una oposición cuando su papel histórico se reduce y funciona como un lastre a la transición que el Presidente de la República se esfuerza, contra todo, a empujar.

Todo esto viene a colación porque, esta semana, fuimos testigos de un hecho singular que abre toda una serie de expectativas para una política regional y para el impulso de una nueva conducta en la solidaridad internacional. En un evento en Chiapas, tanto el Presidente del el Salvador, como el Presidente de México calificaron de diversa manera, aunque ambos de manera altamente positiva, la reunión entre los dos países. Ahí quedó claro que entramos a una nueva etapa en la relación entre las naciones y en el diseño de una política exterior con todo el carácter del obradorismo: la mejor polítca exterior es la interior. Basta de mascaradas y de hipocresía.

Ambos países comenzarán una nueva forma de enfrentar el fenómeno migratorio. En Tapachula, Chiapas, ya se echó a andar el plan que busca impulsar las actividades productivas y la creación de empleos, a fin de reducir el número de migrantes que intentan llegar a Estados Unidos.

La Comisión Económica para América Latina (Cepal) elaboró un plan llamado “Plan de desarrollo integral de sur de México y Centroamérica” para atender las causas de la migración irregular en el Triángulo Norte, la región formada por Honduras, El Salvador y Guatemala. De acuerdo con el secretario de Relaciones Exteriores mexicano, Marcelo Ebrard, las primeras acciones empiezan a aplicarse este jueves en El Salvador.El proyecto contempla una inversión anual de US$10.000 millones con la idea, asegura el canciller, “de llegar a 2030 con una situación totalmente distinta”.

La estrategia de Cepal pretende aumentar la inversión pública y privada hasta un nivel similar al 25% del Producto Interno Bruto (PIB) de cada país. Actualmente México tiene inversiones equivalentes al 20,9% de su PIB, pero en países como Guatemala el porcentaje es de 14 puntos porcentuales. También se pretende aumentar el comercio en la región, crear un sistema de interconexión eléctrica en los cuatro países y una red de escuelas seguras para 500.000 niños, entre otros temas .El plan propone abordar el fenómeno de la migración desde el respeto a los derechos humanos. De hecho, el plan del Presidente Obrador es una ampliación del plan de desarrollo de la Cepal, que consiste en una estrategia que busca reactivar la economía de la frontera sur de México a través de la producción campesina. En Chiapas el programa contará con un espacio de 200 mil hectáreas de tierra con capacidad de producir maíz, café, cacao y árboles madereables.

Esto es de suma importancia ya que no sólo es significativo por el hecho mismo de la inédita solidaridad, sino que abre un campo de actuación regional que será ejemplo y luz en toda la civilización contemporánea al tratar de solucionar los problemas en conjunto, en ir en contra de las políticas agresivas de otros países contra los migrantes, siendo los países ricos la causa principal de la pobreza en otras regiones lo que propicia la migración hacia esos mismos focos.

Esto asustará y humillará a los adversarios de la transición aún más.

Lo cierto es que estamos ante la posibilidad de una unión fraterna entre países no alineados, todos aquello que han sido brutalmente lesionados por el neoliberalismo y sus pobres comparsas locales.

“La única frontera que no podemos pasar es la de descsanso eterno, todas las demás están en la mente y se cruzan con el corazón” Octavio Almada

@octavioalmada

@ElCobanaro

Comments

comments

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Contraseña perdida